Los 10 mejores restaurantes veganos de Barcelona

Los 10 mejores restaurantes veganos de Barcelona

Holi. Como bien sabrás, Barcelona es una ciudad.

 

Además de ser una ciudad llena de calor, guiris, edificios bonitos y motos que no saben conducir, es muy guay para ser vegano, poder comer cosas que no sean patatas fritas y que no te miren raro por haber decidido no comer cadáveres. Si conoces este blog o lo estás leyendo, significa que te gusta comer, por eso he hecho esta guía, para que puedas ponerte fina. Si te interesa, tienes en mi cuenta de Instagram un destacados con todos los restaurantes que he visitado para hacer esta guía con bastantes fotos y conseguir que se te caiga la baba.

 

Ahí van los mejores restaurantes veganos de Barcelona:

 

  • Santoni

 

Este lo conozco bastante, cuando vivía en Barcelona iba a comprar croissants veganos para mi jefa cuando le quería hacer la pelota. Es un sitio muy pequeño, normalmente tendrás que pedirlo para llevar y tiene absolutamente de todo, hamburguesas, empanadas, dulces, bocadillos, zumos naturales y por si fuera poco hacen menú diario.

 

Típico que vas andando por la calle después de tomarte unas cañas y vas un poco pedo por no haberte gastado dinero en una tapa que posiblemente fuera una mierda ya que vas al bar del chino que es más barato, pues pasas luego por Santoni y te comes una empanada de lo que quieras, que tienen un montón y son caseras.

 

Yo esta última vez pedí un bocadillo de bacon y queso vegano que me recomendó una tia random por Instagram, me sonó bastante seductor y decidí depositar toda mi confianza en manos ajenas. Me fue bien, no nos vamos a engañar, la próxima vez intentaré ir con otra persona para obligarle a que pida cosas que me apetece probar y así aumento mi cultura gastronómica.

 

Cierra prontito, no pienses ir a cenar fuera del horario inglés.

 

  • The Juice house

 

Este es un sitio cuqui en el barrio de Sant Antoni, donde todos los bares tienen lucecitas. No es vegano pero la mayoría de cosas que tienen lo son, comí una crema de berenjena mezclada con otra de tomate al horno muy rica, no suelo utilizar berenjena por pereza pero estaba muy rica, además no era caliente, de haberlo sido si sumas el calor de Barcelona con algo caliente, puedes convertirte en una cerilla.

 

The juice house

 

Los postres fueron lo que más me sorprendió, uno era una especie de crema medio helada de coco y anacardos super consistente con arándanos, fresas y trocitos de almendra por encima, de base llevaba frutos secos con dátiles, creo. Estaba buenísima, fría pero no congelada, un sabor muy intenso y el toque de arándanos me conquista. Creo que si vas y solo comes eso, sales igual de llena que si comes dos ensaladas. El otro que trajeron era de aguacate con lima, también tenía un sabor muy suave y una textura medio espumosa muy guay, este era mas ligero y llevable, aun así el de coco fue el winner sin duda. Si quieres cotillear más tienes toda información sobre este lugar en este post.

 

  • Quinoa Bar Veg

 

Este sitio también es muy pequeñito y hace calor dentro, si vives en Gracia o tienes amigas que vivan allí, pídeles las llaves de su casa si tienen aire acondicionado o llama directamente al timbre diciendo que le llevas una suculenta hamburguesa vegana, ya verás qué happys. De esta carta me hizo gracia como curiosidad, que solamente hay un plato que no es vegano, lleva queso de cabra. Misterios de la vida.

 

Aquí fue muy fácil convencer a mis amigos de lo que quería probar, la mayoría de veces la gente se fía de mí a la hora de pedir comida y siempre lo agradezco, esta vez me salió redondo. Voy a copiar literalmente lo que pone la carta:

 

La maxi burguer casera de quinoa con lechuga, tomate del huerto, veganesa, guacamole y cheddar vegano casero.

 

Banh mi tofu marinado con verduras crujientes, salsa satay, kimchi casero, cilantro y mix de hojas.

 

Quinoa wrap quinoa bio, alubias rojas, pico de gallo, mix de hojas, cilantro, jalapeños y veganesa.

 

Creo que los textos ya habrán hecho su trabajo y espero que esté con el móvil marcando el número de tus amigas de Gracia para pedirles la casa, si no es así, quizá deberías mirártelo. Yo tenía claro que el Banh Mi era el que más me iba a gustar y así fue. Kimchi casero es una palabra magica que si la unes con cilantro hace que todo mi cuerpo segregue endorfinas y me quede medio imbécil. Me gustan esos sabores agripicantes y quizá tu seas mas de macarrones con tomate, si eres una básica, mejor elige la burguer.

 

 

No me gusta ir a sitios donde se abuse del pan, de hecho siempre digo que las hamburguesas deberían llevar solamente el pan de abajo para no hartarte, pero en este caso no tuve esa sensación a pesar de que todo llevaba pan, cuando es rico, crujiente y guay, los restaurantes pueden permitirse meter hasta una ensalada dentro de pan.

 

De postre pedimos una tarta de coco y zanahoria, yo tengo miedo siempre que como tarta ya que me ha pasado muchas veces que como no suelo tomar azúcar, en el momento que tomo algo que me va a provocar hiperglucemias en sangre me da una especie de colocón que me deja atontado, por eso tengo cuidadito y como poca tarta, la pruebo pero dejo que los demás se la coman, además como cualquier persona humana come más rápido que yo, suele ocurrir que coma poco aunque ni lo intente. Luego los demás se empanchan y yo voy genial, ahí lo dejo.

  • Vacka 42



La gente desconocida de Instagram a la que pedí consejo para ir a cebarme fue bastante insistente recomendándome este sitio, yo soy bastante confiado pero aun así pregunté a diversas personas de las cuales me fío de su criterio y el 100% mostraron su apoyo inmediato a mi visita de este lugar. Ahora que ya he ido no me extraña.

 

Fui con Sexy Brócoli a comer, reirnos, frivolizar y a poner verdes a nuestros antiguos trabajos y jefes que no nos merecían. Mi consejo del día en cuanto a bienestar mental es que si alguna vez te preguntan en el trabajo si carpeta lleva tilde, lo mejor que puedes hacer es dimitir y salir corriendo.



Es un sitio muy pequeñito, el logo y los colores que utilizan en su imagen corporativa me representan, ojalá fueran un poco menos saturados, pero bueno, se les perdona por lo rico que está lo que comimos.



Pedimos un menú que te ponen un plato, una bebida de un rojo bastante saturado con un toque de jengibre que está rica y un mini postre. En el menú puedes elegir varias opciones, yo no me lo pensé y pedí la hamburguesa que tanto me habían recomendado. Ella pidió un crepe así a lo loco y no le falló la intuición.

 

Para la hamburguesa no tengo palabras, simplemente ve a probarla si quieres ser un poco más feliz durante unos minutos y luego cuando te acuerdes también. En cuanto al crepe, o la crepe, no sé muy bien cómo debería decirlo, también estaba que te cagas, llevaba una especie de queso cremoso de anacardos muy rico, al principio cuando lo vi no parecía que fuera a llenarme, pero al ir comiendo resultó contundente.

 

vacka hamburguesa

En cuanto a los postres, tiramisú y tarta de zanahoria, ambos crudiveganos. Marina probó el suyo y dijo: No sabe a tiramisú pero está rico, yo dije exactamente lo mismo pero cambié tiramisú por tarta de zanahoria. Como no nos fiábamos la una de la otra hicimos un cambio de postres y en efecto, ambas teníamos razón.



En este sitio fabrican sus propios quesos fermentados y todo eso, la verdad es que no los llegué a probar, podría haber comprado uno pero no lo hice. La verdad.

 

  • Green and Berry

 

De este sitio no voy a hablar mucho, pedí el único bowl de desayuno que no llevaba plátano, especificando varias veces que no quería plátano y que si con la palabra: fruit, se referían a plátano. La camarera aseguró que no, que fruit en ese caso quería decir: mango. Yo puse confianza ciega, cuando vino con el plato a mí me dio un poco de mal rollo, como cuando se equivocan con el café y me lo traen con leche de vaca, lo noto de lejos, y en efecto probé el helado que venía y casi me muero del asco. Me bebí medio zumo de golpe del que no llevaba plátano y estaba muy rico, pero algo de sabor quedaba en mi boca. Uf.

 

Tienen muchas cosas crudiveganas, probé una oreo de coco muy guay y una bolita de ferrero rocher que no sabía a ferrero pero estaba muy rica. Si quitamos el fallo terrible e imperdonable del plátano, todo bien. Además el local es precioso y los baños mixtos.

 

 

  • Veggie Garden

 

Este restaurante es un clásico, al menos a mí me lo parece. Me lo recomendaron varias personas cuando fui a vivir a Barcelona, supongo que tiene buena localización, buen precio y buenas cantidades. Para ir de resaca es genial.

 

Reconozco que he buscado en Google el tipo de comida que hacen, no sabría si decir hindú o algo así, en su web pone que se inspiran en sabores del mundo. Lo de sabores del mundo es bastante poco concreto pero ponen que sobre todo se inspiran en Nepal y cocina mediterránea. De hecho la última vez que fui me comí una fideuá que me sorprendió muchísimo y de segundo su mítico Thali, un plato servido en una de esas bandejas de comedor de metal con huecos para poner diferentes cosas, te sirven tres cosas diferentes para que mojes con pan y media tonelada de arroz. No sé si me he explicado, espero que sí, todo muy exótico.

 

Hay dos restaurantes, uno detrás de Universitat y otro donde el MacBa, a veces son majos y sonrientes, a veces son unos bordes con mucha prisa por irse a casa y te miran mal para que comas rápido. Yo siempre he comido de menú, que vale 9,25 y está bastante bien, sales llenita, también tengo que decir que las ensaladas de carta parecen muy sosas pero son gigantes y sobre todo súper bonitas.

 

  • Grasshopper

 

A diferencia de los demás, este restaurante solamente me lo recomendó una sola persona, Marina de nuevo. Es un japo situado en el Born, cuesta encontrarlo y parece que está cerrado por una cortina que tiene hasta la mitad, la puerta es corredera y si la abres puedes entrar, sentarte y comer.

 

El restaurante es el mítico que tiene una barra alrededor de la cocina donde ves cómo hacen todo si estiras un poco la cabeza. Es de esos en los que hablas y tanto el cocinero como la persona que tienes pegada a la espalda se enteran de la conversación que tienes y cuando te vas les da pena que hace tiempo que no folles y le cogen un poco de manía a tu ex por lo mal que se portó. Ese tipo de sitios.

 

Si vas, tienes que probar un tofu sedoso con shiitake por encima y una cosa verde que no sé nunca cómo se llama, que madre mía, escándalo, es un escándalo. También hacen kimchi casero que te lo puedes comer como si fueran pipas, buenísimo, ciudado con el jengibre que viene en rodajas y si no te gusta puedes morir.

 

restaurante grasshopper

 

Por otro lado, también tienes opción de pedir ramen vegano, otra novedad para mí que voy a muchos sitios de ñus y ni siquiera se plantean la opción de adaptarlo. Tengo que decir que este plato fue el que menos me gustó, nada que ver con el de Edu, que deja el listón muy alto. No está malo ni nada, pero de haberlo sabido hubiera pedido otras cinco raciones del tofu sedoso con shiitake.

 

  • Floripa

 

Es una especie de fast food cuidada en L´eixample con una decoración muy guay. Es un local de comida y cócteles decorado con unos colores muy setenteros y muchas lucecitas rollo disco, la carta es bastante larga y cuesta un poco decidir. De nuevo fue fácil convencer a mis amigos de los platos más seductores según mi criterio.

 

Yo probé los nachos, estaban ricos y además estaba bastante bien compensado entre la sustancia para mojar y los nachos, cosa que no suele ocurrir a menudo, siempre sobran nachos. Llevaban queso vegano, carne vegana, pico de gallo y jalapeños.

 

Luego probé dos hamburguesas, una de ellas venía con una cama de arroz negro en lugar de pan, vienen con patatas medio caseras bastante ricas, veganesa y ketchup de remolacha. No me gusta la remolacha, me sabe a bodega cerrada del pueblo de tu abuela, pero si te gusta, te gustará la salsa.

 

La otra hamburguesa era la XXL, venía con bacon vegano y era bastante sabrosa, pero lo mejor sin duda de lo que probé fueron los tacos, vienen tres, acompañados con pico de gallo y estaban muy muy ricos. De postre una cheesecake a base de anacardos con base de dátiles y un toque de sal para darle un contrapunto, palabras exactas de la camarera que tenía rastas y era encantadora. El otro postre que probé fueron unos helados, uno de mandarina y otro de lima con albahaca, buenísimos los dos pero bastante escasos en cuanto a cantidad para lo que puedes imaginar en un principio de un helado.

 

Para mi gusto la cuenta era un poco elevada, es verdad que también pagas la zona en la que está y el local, que es precioso, pero me pareció un poco excesivo para lo que es. Aun así, si vas a probarlo, no puedes irte sin probar los tacos y los helados pequeñitos.

 

  • Macrobiotic Zen

 

Este es un restaurante sorprendente, sobre todo por su precio y sus cantidades. El hecho de ir a un restaurante macrobiótico es algo que no puedes permitirte normalmente a partir del día 15 del mes, a veces antes, pero este es sorprendentemente barato.

 

Es una especie de self service, puedes elegir un menú o medio menú, tienes en un cristal escrito los platos a elegir. Hacen cosas diferentes todos los días, por lo tanto no puedo recomendarte nada en concreto, siempre que pides un segundo lo acompañan con verduras, ensalada y legumbres, por lo tanto no temas si pides macarrones con kamut, que te echarán mogollón de cosas más muy ricas.

 

Todo está bastante sabroso, al menos a mí me lo parece. Un consejo secreto es que lo pidas para llevar, cuando te lo ponen en tuppers la cantidad es bastante mayor y si te portas bien te sobrará comida para la cena. Los postres son caseros y el pastelito de coco está buenísimo, hecho solamente con coco y creo que agar agar.

 

  • Mercat de Santa Caterina

 

Este no es un restaurante pero quiero recomendarlo igual, que si vas no tendrás que hacer esfuerzo para cocinar. Hay un puestecito de alimentos congelados donde encontrarás una gran variedad de cosas veganas para vagas. El puesto en cuestión se llama: Congelados Gabarró y además las tías que te atienden son súper majas, aunque son de esas que te llaman cielo y corazón cuando no te conocen en realidad, pero bueno, desprenden amor.

 

En este puesto encontrarás hamburguesas, salchichas, croquetas, filetes y todo este tipo de cosas a precios populares. Tienes cosas al peso y cosas que te cobran por unidades, no tienen precios irrisiorios pero son bastante más baratas que en ciertas marcas y ciertos sitios.

 

Aquí acaban mis recomendaciones, si te ha gustado el post puedes suscribirte a la newslettah, aunque nunca envío nada porque se me olvida o compartir en Facebook para que se entere todo el mundo. Si quieres que escriba más cosas puedes invitarme a comer o regalarme dinero.


Espero que te sea útil. Muak!

 

 

 

 

¿Te ha molado?


4 thoughts on “Los 10 mejores restaurantes veganos de Barcelona”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *