Brownie vegano para el despecho

Brownie vegano para el despecho

Holi gordivegans, musculosas y en especial, personas despechadas. Para despecharse bien, hace falta un buen brownie vegano ¿o qué?

 

Lo primero que tengo que decir es que, despechada, además de ser un estado propio de los domingos y otros momentos poco guays, es la novela que veían los de Aquí no hay quien viva, la mejor serie española ever. Dicho esto, procedo al brownie vegano.

 

Como no podía ser de otra manera, la receta me la inventé improvisando con cosas que iba pillando, pero voy a intentar decir las cantidades inventadas lo más exactas posible. Para tu sorpresa, no lleva azúcar ni cosas de esas, todo es súper healthy, por eso también se lo dedico a todas las musculocas que van al gimnasio a las nueve de la noche a pesar de la lluvia.

 

Venga, que me lío y no tenemos todo el día, aquí van los ingredientes, cuyas cantidades puedes variar en función del despecho que sientas.

Brownie vegano

12 marzo 2018
: Apta para torpes

By:

Ingredients
  • 1 Bote de garbanzos escurridos
  • 2 Tazas de copos de avena
  • Bastante chocolate derretido
  • 2 tazas de leche vegetal
  • Coco rayado (esto lo puse por hacer la coña pero ni se nota)
Directions
  • Step 1 Lee abajo

 

Básicamente, como podrás imaginar, lo único que hay que hacer es poner todo bien juntito en un recipiente donde quepa todo para que no se salga y batirlo muy batido hasta que quede una textura que te parezca adecuada, como pegajosa, untuosa, no del todo apetecible pero de esto que te entran ganas de meter el dedo.

 

Cuando te hayas chupado el dedo y te parezca que tiene bastante chocolate, procede a untar un recipiente con aceite de coco, margarina vegetal o algo para que no se pegue y pon media capa de este mejunje art attack.

 

Ahora ha llegado tu momento y puedes ponerte creativa, suéltate el pelo y ponle canela, nuez moscada o alguna chuminada que se te ocurra, yo le puse toffee vegano, que se hace poniendo mucha panela en una sartén con un poco de agua, lo vas calentando hasta formar caramelo, cuando huela bien le echas como medio bote o menos de leche de coco del que viene en lata y esperas con paciencia y removiendo hasta que se forme esta delicia con la cual querrás casarte.

 

Encima de la cosa que hayas decidido echar, pones lo que quede de masa y lo extiendes bien. Yo no precalenté el horno, se me olvidó por que estaba haciendo dos cosas a la vez y salió igual de bien, eso ya como veas, pero ponlo unos 20 minutos a 180º con sentido común. Si ves que se empieza a secar y quemar, sácalo. Si lo sacas y al meter un cuchillo o algo ves que está crudo, vuélvelo a meter. Así funciona.

 

Básicamente es eso, si eres adicta al azúcar le puedes poner panela o algo así. Para comerse el brownie hay que estar con una mantita viendo algo que te guste, si no, esta receta no tendría sentido. Si estás muy despechada, te recomiendo ver alguna peli como Juno, que no es que sea lo más despechado del mundo pero la banda sonora y el guión son absolutamente totales.

 

Espero que te guste tanto como a mí y que lo compartas con tus amigos más despechados o musculosas.

 

Si te ha dado mucha hambre te puedes suscribir al blog aquí, mando algún post cuando me acuerdo. Más de una persona asidua al blog me dice que nunca hago postres, pues aquí dejo un par de cosillas para que se callen: nutella vegana, donuts de chocolate.



Besos de chocolate vegano.

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *