¿Cómo preparar un desayuno sexy ahorrando dinero y ayudando al medio ambiente?

¿Cómo preparar un desayuno sexy ahorrando dinero y ayudando al medio ambiente?

Holi. ¿Quieres quedar genial un domingo haciéndole el desayuno a la persona con la que has dormido pero tienes 7,35 euros en la cuenta y encima quieres ayudar al medio ambiente? Si conoces a esa persona de antes o no, te lo dejo elegir a ti, en esta entrada te voy a explicar todas las claves para hacer un desayuno muy sexy que haga que os sintáis en un hotel de cinco estrellas comiendo en la cama por muy poco dinero y reduciendo el desperdicio de comida.

 

 

Lo primero que hay que hacer en general en la vida, es procurar comprar solamente la comida fresca que necesites para no acabar tirándola, planificarse siempre es guay aunque yo, la verdad es que practico bastante poco la planificación a la hora de cocinar, me gusta improvisar y en este caso, si rescatas comida a través de la aplicación Too Good To Go, puedes hacer tu propio collage en versión receta. Otra cosa que puedes hacer si te flipas comprando verduras por ejemplo, es congelar lo que te sobre y hacer caldo algún día, por ejemplo esta Sopa Yoli.

 

 

No sé si sabes que en Europa se desperdician 88 millones de toneladas de comida por año. Obviamente, parte de esta ¨comida¨que se tira, son animales que podrían seguir vivos, ahí lo dejo. Esto es una pasada y se debe a una mala gestión de los alimentos, ya he dicho muchas veces que con pequeños gestos puede parecer que no haces nada pero en realidad lo petas mazo y en este caso, rescatar comida a través de Too Good To Go es demasiado fácil, ahorras, reduces residuos y quedas de lujo con la persona de turno con la que vayas a desayunar, que es genial.

 

 

Para rescatar comida y ahorrar haciendo el desayuno sexy, solamente tienes que buscar en la App sitios que te pillen cerca o te parezcan guays y ver si tienen disponibilidad, cada sitio tiene un horario de recogida y el pack que rescatas es sorpresa, en caso de ser una persona vegana tendrás que buscar restaurantes veganos y/o fruterías en la lista de sitios, te indican el precio que valía originalmente y el precio por el que te lo venden, suele haber bastante diferencia y joder, a todo el mundo nos gustan las ofertas y saber que vas a rescatar algo que iban a tirar, hace que te sientas guay. Para rescatarlo tienes que llevar tu propia bolsa, si no tienes puedes comprar la tote ñu, que es súper resistente y así puedes salvar muchas cosas a la vez.

 

 

 

 

En este caso, para hacer este post, rescaté una caja con bastante fruta que me costó 3 €, al llegar a la frutería le puse cara de pena y le pedí que si podía ser sin plátanos, fue bastante maja y me dijo: si no quieres no te pongo, cielo. Como pesaba demasiado la caja que me dio, lo dividí en dos bolsas que llevaba en la mochila equilibrando el peso a ambos lados para no caerme, luego me senté en un soportal de una tienda de ropa cara por Serrano y me comí cuatro mandarinas porque tenía sed, no tenía agua y además quería que las bolsas pesaran menos. A pesar de quitar cuatro mandarinas, el peso seguía siendo casi el mismo y llegué bastante cansado a casa igualmente.

 

 

El otro paquete que rescaté fue pizza de un restaurante vegetariano/vegano, al llegar también le pedí que si podía ser vegano y me dijeron que tenían ambas opciones mientras sonreía de forma bastante natural, sin forzar nada como suele ocurrir como muchas de las azafatas de vuelo. Abrí el paquete al salir y vi dos trozos bastante grandes de pizza que venían además con patatas, también me comí varias de camino a casa, en este caso el paquete no pesaba tanto pero era la hora de merendar y las patatas fritas, entran a cualquier hora, esto me costó 4.95 € y la gente me miraba mucho en el metro porque desprendía olor a pizza y querían comerme. Incluso yo quería comerme pero si lo hacía no podría hacer la foto del desayuno, problemón.

 

 

 

 

¿A quién no le gusta desayunar pizza? Joder, y si encima es domingo y has tenido una noche movidita con alguien, creo que no puede haber mejor opción. En cuanto a la fruta, si quieres quedar bien lo que tienes que hacer es cortarla para que entre en trocitos en la boca, un detalle que parece que no pero de hace quedar más de guay, es utilizar tenedores pequeños, quedan más cuquis y te sientes más gossip girl aunque estés desayunando en la cama y se te llene de migas que luego pinchan si te mueves, se te vuelque medio café sobre las sábanas un poco de zumo de naranja porque estás aún medio dormida. Todo esto ocurre, no se puede evitar, pero lo bueno de desayunar en la cama es que puedes echarte la siesta mañanera justo después de desayunar simplemente poniendo los platos en el suelo y además, los domingos es el día de cambiar las sábanas, así que da igual tirar cafés u otras cosas.

 

 

Te voy a dar un consejo extra para que cuando digas: ¿Te traigo el desayuno a la cama? No tardes hora y media en volver y cuando estés entrando a la habitación con todo el despliegue, la persona a la que le ibas a dar el desayuno ya se esté vistiendo con cara de mala hostia porque pienses que se te ha olvidado y esté yéndose. La fruta la puedes dejar cortada la noche de antes en un tupper secreto, la jarra de la leche llena, el café ya puesto en la cafetera pero sin hacer para que esté recién hecho, no seas cutre, los platos puedes tenerlos también pre seleccionados y hacer un pequeño ensayo antes para ver cómo quedan mejor.

 

Dicho todo esto, disfruta del desayuno y no tires comida, pelase.

 

Este es un post patrocinado.

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *