¿Hasta qué punto se puede copiar el contenido de un artista o blogger?

¿Hasta qué punto se puede copiar el contenido de un artista o blogger?

Holi. Debido a varias cosas que han ocurrido últimamente, como por ejemplo la copia de un parche de Reinas y de repollos por parte de Aliexprés para comercializarlo y las recetas de Jenny por parte de otra empresa y monetizar con ellas, me veo en la obligación de escribir este post que llevo ya tiempo con él en mente debido a varias cosillas que me han pasado a mi también.

 

Atención, este artículo puede contener ideas un tanto haters que te harán abrir los ojos y no será tan divertido como otros, pero es necesario hablar de esto.

 

¿Qué es una idea o concepto?

 

Seguro que alguna vez has estado entre modernas, publicistas o creativas y alguna ha dicho ¨-Ala tía, me encanta el concepto-¨. Un concepto es una especie de hilo conductor del contenido que se proyecta, ya sea de forma gráfica, escrita, danza o cualquier otro tipo de expresión artística.

 

Desde mi punto de vista, muchas veces las creativas nos tiramos el rollo con los conceptos, no nos vamos a engañar. Quizá me pongan a parir por esto pero yo creo existe la creatividad por pura pasión, porque te sale y porque necesitas soltarlo, como hacían los surrealistas con el automatismo, simplemente lo haces y ya está. En mi caso ¿Por qué uso el color azul como color corporativo? Tiene una serie de motivos que me he ido dando cuenta y que he podido justificar con el tiempo, pero el motivo principal fue me gustaba y porque me apetecía.

 

Parece que eres menos artista si no hay un concepto detrás de todo lo que haces, así que algunas personas nos lo inventamos después para intentar justificarlo. Yo al menos lo he hecho muchas veces. Je je je. Un beso desde aquí a todas mis profesoras afectadas por este hecho.

 

Los límites entre la referencia y la copia

 

Todas estamos hechas de referencias, cosas que nos inspiran y nos gustan ¿Dos personas pueden tener la misma idea? Sí, claro. Aquí también entramos en la apreciación o apropiación de la marca personal de cada una. En el mundo foodie, si haces una receta de una persona o inspirada en ella y quieres compartirla, no hay ningún problema en hacerlo, pero lo lógico sería hacer referencia a la persona ¿No?

 

Cuando hablo de que dos personas puedan tener la misma idea, me veo obligado a hacer referencia a Hijas de Seitán. No nos conocíamos hasta que un día compartí un post en Facebook que era un zumo para la resaca, ellas me dijeron que siempre tenían resaca y fue inevitable hacernos amigos. En su blog gradúan las recetas en función del grado de resaca que tengas ¿Nuestro contenido se parece conceptualmente? Mucho, y no ha sido copia ni referencia ya que ni siquiera sabíamos que existíamos, pero es maravilloso.

 

¿Existe una forma ética de copiar?

 

¿Te suena el concepto de recetas para torpes y vagas? Si no lees este espacio habitualmente, has de saber que este es uno de los conceptos de este blog. Si de repente abrieran una escuela de cocina vegana para torpes, vagas y gente con resaca, la verdad es que me quedaría con los ojos muy abiertos un rato. No es que yo haya inventado los conceptos de torpes, vagas ni resaca, ya existían antes de que yo abriera este blog, obviamente. Si te gusta cómo trabaja una persona, quizá la deberías contratar en lugar de robar.

 

Lo puedes llamar branding, marca personal, marketing, pero cuando te escriben personas diciendo: mira este contenido, se parece mucho al tuyo, qué guay tío, me recuerda mucho a ti, la verdad es que a mi no es tan divertido en muchos casos. Por un lado quiere decir que hago bien mi trabajo como marca ya que relacionan determinadas cosas conmigo. Por otro lado quiere decir que posiblemente se estén inspirando más de la cuenta.

 

Las marcas salen de las mentes creativas de las personas, normalmente lo que llega al público final es solamente la cara externa de un largo proceso y muchas veces experimentación. Esto es muy importante, tienes que saber que nada está ahí por casualidad, piensa que una marca empieza de cero, no existe nada antes.

 

Hay que elegir un nombre, logo, concepto, desarrollarlo a lo largo del tiempo para consolidar la marca, ver cómo va a ser la comunicación, definir un patrón estético y un montón de cosas que quizá te suenen raras, pero es lo que te hace identificar una marca y no se hacen solas.

 

Las ideas valen dinero y crearlas es un trabajo, bienvenida al maravilloso mundo de la creatividad y dirección de arte. No cualquiera tiene la capacidad de imaginación o espontaneidad para desarrollarlas, igual que no todo el mundo tiene la capacidad de memorizar leyes, por eso se delega en personas para que hagan este trabajo.

Enfocándonos en el tema de las recetas, nos ha pasado a varias personas que compatimos recetas en Internet y de repente un restaurante las ha introducido en su carta ¿Pueden hacerlo? Sí ¿Deben hacerlo? Primero quizás habría que preguntar o hacer una referencia ¿No? Al fin y al cabo estás comercializando con una idea de otra persona. Véase la referencia a Paquita Salas cuando habla de operar en este párrafo.

 

¿Por qué existe la imitación o copia?

 

También me pondrán a parir por esto pero creo que uno de los problemas que existen es cuando gente no creativa se introduce en el mundo de los trabajos creativos por diversos motivos. Lógicamente es una habilidad que puede desarrollarse y entrenarse, pero si no eres creativa, pues no lo eres y no pasa nada ¿Qué puede y suele ocurrir en estos casos? La imitación o copia.

 

El contenido tiene derechos de autor, en mi caso La Pasta No Engorda es una marca registrada ¿Se puede registrar una receta como tal? Hasta donde yo sé, si comercializas comida física, puedes patentar un proceso de elaboración de la comida, pero puede llegar otra persona con ganas de dinero, cambiar uno de los pasos, poner la sal al final en lugar de al principio y entonces ya no pasaría nada.

 

Las tortillas veganas normalmente se parecen, la pasta boloñesa y las patatas fritas también, existen tendencias y cosas que ya están un poco establecidas y no creo que deban considerarse copias, como puede ser el café por las mañanas o lavarte la cara antes de acostarte. No suelo buscar recetas en internet antes de ponerme a hacer algo pero desde luego si veo que algo que me inspira y quiero hacerlo, hago referencia a la persona que lo ha creado.

 

Conclusión y se acabó la misa

 

La imaginación y creatividad es la herramienta de trabajo principal de muchas personas, es  donde empieza todo y gracias a esto y al sexo según algunas, se mueve el mundo. Existen otras herramientas que ayudan a proyectar y desarrollar las ideas como puede ser el Photoshop o las notas del móvil, pero sin conceptos previos, esto no serviría de nada.

 

Quizá pueda parecer más complicado de entender porque las ideas no son cosas físicas, pero imagina robarle el ordenador a la recepcionista del hotel para luego venderlo o llevarte una grúa de un edificio de nueva construcción a las afueras de tu ciudad. Cuando copias, estás robando.

 

 

Ale, muak!

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *