Guisantes con jamón vegano del amor

Guisantes con jamón vegano del amor

Holi jamoncitos. Obviamente estos guisantes no llevan jamón, podría ser que llevaran jamón de mentira, pero no es el caso, estos guisantes con jamón vegano llevan un ingrediente secreto que desvelaré ahora mismo. Mucha gente pensará: joder Cristian, pensaba que ibas a enseñarnos a hacer jamón vegano. A lo que yo contestaré: Si supiera hacerlo, lo haría, dame tiempo y dinero.

 

El ingrediente secreto es tomate seco, no sabe exactamente a jamón, pero es rojo, salado y si le pones un poco de aroma de humo tiene un toquecillo. Hay varios tipos de tomate seco, están los súper secos, que vienen deshidratados totalmente y tienes que ponerlos en agua para que los puedas comer sin que parezcan piedrecitas horribles y te atragantes. En segundo lugar están los medio deshidratados, estos son un poco wannabe, ni hidratados ni deshidratados, un poco viejoven, ni fu ni fa. El tercer lugar lo ocupan los súper hidratados que vienen en conservas de aceite de oliva, los más caros y rápidos, si luego reutilizas el aceite para otras cosas no están mal.

 

En este caso utilicé los wannabe, los que si los masticas te puede costar un poco tragarlos pero si los fríes en el aceite que voy a contar ahora, todo bajo control. Uno de mis secretos, que ya no es secreto, es freír unos ajos y un poquito de cayena en aceite, luego puedes quitarlos o no, según lo kamikaze que seas. Ese aceite tan bellamente aromatizado, nos servirá para freír a fuego bajito los tomates, que absorben el aceite enseguida, ya verás.

 

Los guisantes no tienen mucho truco, si son frescos mejor, obviamente, pero como sólo se encuentran durante un par de semanas al año, estadísticamente es improbable que hagas esta receta coincidiendo con esas fechas, que ahora mismo, ni idea de cuándo es. Muchas personas viven engañadas pensando que los guisantes hay que cocerlos, pero es mentira y de las gordas, los puedes lavar un poco y poner directamente en la sartén, a la vez que se descongelan, se cuecen y así sólo manchas un cacharro, ahorrando de este modo, agua y esfuerzo.

 

Para darle más vidilla, puedes ponerle un poco de tofu ahumado del que tienes en la nevera y tienes que gastar para que no se te ponga malo, que está muy caro últimamente. Si te pones en modo luxury, puedes comprar jamón vegano y dejarte de historias, hay algunos muy ricos y otros que no tanto, es cuestión de probar.

 

Bueno, pues mezclas los tomatitos con los guisantes y el tofu, lo salteas un poco, y si has quitado el ajo como hago yo para evitar masticarlo, puedes tirar un poco de ajo en polvo por encima, que da sabor pero no arcadas. Esto quiero aclarar, que es para la gente a la que no nos gusta masticar el ajo.

 

Espero que te guste tanto que te pongas a hacerlas, los guisantes además de adaptarse muy bien a tu cuerpo cuando te das un hostión y no quieres que se te inflame, están bastante ricos, al menos a mí me lo parecen, además hasta diría que son bonitos.

 

Pues ya estaría. Muak.

¿Te ha molado?


1 thought on “Guisantes con jamón vegano del amor”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *