Hamburguesas de tempeh casi sin esfuerzo

Hamburguesas de tempeh casi sin esfuerzo

Holi puticerdis. El otro día pregunté por stories si la gente quería recetas con tempeh, y al parecer había mucho ñu que no sabía lo que era, pero no te preocupes, que yo lo cuento y así ya lo sabes. El tempeh es una especie de masa hecha con granos de soja que se fermenta y queda con un aspecto de turrón blanco pero sin serlo, en este caso no sabe a pedo ni mucho menos a pesar de la fermentación, de hecho tampoco es que tenga un sabor muy fuerte.

 

El tempeh, además de ser una fuente de proteínas muy guay, beneficia a las bacterias del intestino, lo que llamamos entre colegas la microbiota y por si no lo sabes, su estado influye en cómo te sientes, yo recomiendo a todo el mundo que le pique saber más, que se lea este libro aunque nadie me hace caso a pesar de habérselo dejado ya a un par de personas que me lo han devuelto intacto, de verdad que es muy recomendable. Si quieres más cosas fermentadas, aquí te dejo este queso.

 

Sigo con el tempeh, lo venden en varios formatos, hay uno que viene en tiras marinado en tamari, es bastante caro pero también es verdad que está muy rico, luego existe también sin marinar y hay algunos que vienen como en barras de medio kilo, este tipo es el que sale mejor de precio, pero si lo haces sin más a la plancha posiblemente se te quede cara triste, puedes ponerle salsa de soja, picante o algo para darle más flow. Yo el de esta receta lo compré en una tienda asiática en Valencia, no recuerdo la calle ni el nombre del lugar, pero me salió tirado de precio, supongo que se deberá a que es megatransgénico, la verdad es que nunca había visto tempeh en este tipo de sitios pero tendría que haber pillado más.

 

Para hacer la hamburguesa de tempeh necesitas verduras que tengas cocidas de otro día que hiciste arroz con verduras y te sobraron, como por ejemplo, calabaza y puerro en este caso, deben estar cocidos y bien escurridos, luego le puse unos cacahuetes tostados, el tempeh, ajo y sal,  todo directo al procesador de alimentos hasta que quede bien picado y puedas malearlo.

 

Si ves que cuando lo trituras se te queda muy húmedo todavía, puedes añadir harina o pan rallado, yo le puse un poco de harina de maíz hasta que se empezó a apelmazar un poco mejor, si lo dejas reposar, siempre es un plus de aglomeramiento, pero si tienes prisa pues es lo que hay. El siguiente paso es simplemente ponerlas en la sartén a la plancha. No tiene más.

 

Si te animas a probar el tempeh, primero te diría que lo probaras a la plancha, por vivir la experiencia más que nada, así sabes a lo que sabe y se te pueden ocurrir otras cosas a ti que podrás contármelas mandándome mails a holi@lapastanoengorda.es

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *