Helado vegano sin plátano para gente que odia el plátano

Helado vegano sin plátano para gente que odia el plátano

Holi. Los helados veganos con plátano son una horrible constante en la vida de la gente que odia el plátano, o como es mi caso, el plátano me odia a mi. Pero estoy aquí entre otras cosas para hacerte la vida más fácil y darte alternativas a esta horrible fruta que parece que nunca va a extinguirse.

 

¿Cuál es la alternativa al plátano para hacer helados veganos?

 

Supongo que hay muchas pero no sé, yo utilizo el aguacate. Es muy fácil, no voy a enrollarme mucho contándolo, que no tengo todo el día. Mi estrategia para hacer helado vegano es bastante casual, lo que hago es comprar muchos aguacates cuando están de oferta, llega un momento en el que mi cuerpo no permite más aguacate pero menos me permito tirar comida así que espero a que estén maduros para proceder con el ritual.

 

Una vez que están maduros los abro, quito la piel y el hueso y los parto en trozos, del tamaño que te apetezca, eso da igual, luego los meto a un tupper y directo al congelador. Asegúrate de meter los huesos que antes has quitado entre los trozos de aguacate en el conge para que se oxiden menos, funciona, te lo juro. Para el guacamole que dejas hecho de un día para otro, lo mismo, tira un hueso por encima. Lo de conge lo he puesto aposta, significa congelador.

 

El siguiente paso es acordarte un día de que los tienes congelados, este paso puede ser cuando compres hamburguesas veganas, vayas a meterlas al congelador y de rebote veas que están ahí los aguacates congelados, otra opción sería por ejemplo ir a por unos guisantes y que al lado estén los aguacates, este paso es bastante libre y puedes hacerlo como surja.

 

Cuando aparezcan ante ti, los sacas y separas con cuidado los huesos, se quedará aguacate pegado así que rasca con los dientes si es que no te da dentera. Luego pones los trozos en un procesador de alimentos, echas un montón de lima exprimida, si no tienes puedes usar limón, pones también un poco de azúcar de coco o el endulzante que quieras y le das a batir a tope de power.

 

Ya está, básicamente eso es lo único que hay que hacer, queda cremoso, rico, fácil, nutritivo y todas esas cosas que nos gustan, así que ya puedes ir comprando aguacates en oferta.

 

Que me los quitan de las manos.

 

Muak!

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *