The best huevos revueltos veganos. Apto para torpes

The best huevos revueltos veganos. Apto para torpes

Holi. Buenos días, tardes o noches, no tengo ni idea a qué hora estarás leyendo esto. Una de las cosas más complicadas de sustituir en cuanto a texturas cuando eres una vegana enfurecida, es el huevo, sobre todo si es en versión huevo cocido, huevo frito o huevos revueltos. Bueno, lo de los huevos revueltos era hasta hoy, ya no tendrás que preocuparte por eso, tengo la solución veggie.

 

Todo empezó un día con resaca en casa de Lucía Petrelli, la maravillosa mitad de hijas de seitán, me hizo un zumo natural con muchas cosas para despertarme después del WAM, llevaba hasta una rodajita de piña puesta en el borde, durante ese fin de semana yo rompí varios vasos de su casa como si fuera mi intención principal, los rompía por echar café muy caliente y cosas así, por suerte el del zumo no lo rompí, era azul y de cristal resistente. El zumo estaba buenísimo y yo casi lloro de la emoción.

 

El caso es que mientras yo intentaba despertarme sin tomar café, ella se puso a cocinar y me hizo arroz con forma de oso, lo puedes ver en su cuenta de Instagram o en la mía. Me dijo que tenía tofu, yo puse cara de: ah, tofu, sé de lo que hablas, ella dijo: ¿Hago tofu para el arroz de oso? yo le dije que vale, entonces abrió el paquete de tofu. Luego cortó el tofu en trozos un poco random y los puso a una sartén, me preguntó si le ponía kala manak, que es una sal que sabe a huevo y se utiliza bastante para hacer tortillas, yo lo dije que vale, mientras estaba sentado sin intención de levantarme.

 

Quizá esté dando demasiados detalles, pero me parece importante conocer el origen de la receta. La historia es que para hacer estos huevos veganos revueltos, necesitas tofu sedoso, el mismo que para hacer la tarta de lima para quedar bien, ve comprando un montón que este verano viene cargado de proteínas veganas para musculocas.

 

Antes de que entres en colapso por no saber dónde comprar el tofu sedoso, te diré que lo puedes encontrar en algunas tiendas ecológicas, a veces es difícil, también lo venden en tiendas asiáticas de esas que venden cosas rarísimas que algunas dan incluso mal rollo, si vives en Madrid tienes en Leganitos, si vives en Barcelona, en el chino amarillo de Arc de trionf, si vives en otro sitio no tengo ni idea, pero seguro que lo encuentras si investigas.

 

Bueno, que me lío. Abre el tofu, corta un trozo, se desmenuza muy fácil sin que lo intentes casi, el siguiente paso es aplastarlo a tope con un tenedor hasta que quede muy aplastado, que para eso lo estamos aplastando. Luego lo tiras a una sartén, añades un poquito de cúrcuma para engañarte con el color, luego un poquito de kala manak y lo salteas. Si echas suficiente sal de huevo, dará el pego total y además tiene una cantidad de proteínas importante, nada que envidiar a los huevos revueltos, que por cierto, tengo que admitir que nunca me gustaron, el huevo medio crudo no era lo mío, pero como las recetas que escribo no son para mí, es lo que toca.

 

Me dejo lo mejor para el final: El mantel que más lo peta del mundo de Bechamel y Dormir

 

Ya está, espero que lo hagas joder. Lucía, gracias por inspirarme, I love you.

 

Muak.

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *