Lentejas veganas. Si quieres las comes y si no, pues tú verás

Lentejas veganas. Si quieres las comes y si no, pues tú verás

Holi. No te dejes llevar por el título si eres alérgica a algo o no te gustan las lentejas veganas, cada persona tiene sus preferencias, lo que está claro es que no es necesario meter trozos de cadáveres en unas lentejas  para que estén buenísimas si sabes cómo hacerlo.

 

¿Cómo se hacen? Pues muy fácil, ya lo expliqué una vez cómo hacer lentejas con chorizo vegano, pero el pasado es el pasado, no nos gusta vivir anclados en hechos ya ocurridos y hay que renovarse. Además esa receta me quedó con un texto bastante largo, tan largo como importante, en él resuelvo muchas dudas que puedes tener debido a la falta de experiencia pero esta es otro rollo, vagas edition.

 

Si no cocinas en olla exprés es porque no quieres, me parece una cosa básica para tener en una cocina, procura comprar una buena para correr menos riesgos de que tu cocina explote. Si la pones a fuego bajo y sigues las indicaciones, no hay riesgo alguno, promise.

 

Bueno, lo primero que tienes que hacer es coger varias verduras que tengas por casa, yo puse: cebolla, puerro, mucho jengibre rallado, calabaza y tofu ahumado en dados y tomate seco, el mismo que utilizo para la sobrasada. Lo cortas todo con todo el amor de tu corazón y lo metes a la olla exprés con un chorrito de aceite, lo rehogas un poco con sal para que empiece a soltar el caldo y cuando se te gaste la paciencia echas una taza de lentejas previamente lavadas. Obviamente, estas lentejas deben estar crudas, las de bote no valen para esta receta.

 

Añade bastante agua, hasta que cubra las verduras y más, la cantidad dependerá de lo caldosas que te gusten, no pienso dar medidas. Echa un montón de pimentón, pimienta molida y otro chorro de aceite, pon el fuego a tope hasta que hierva y pon la tapa de la olla exprés.

 

Cuando hayas puesto la tapa, si lo has hecho bien, tienes que esperar a que el pitorrito suba y empiece a echar vapor, ahí es cuando tienes que poner el fuego al mínimo y no temer por tu vida. Déjalo así 20 minutos mientras lees alguno de estos libros o haces alguna cosa.

 

Cuando pare de hervir, aparta del fuego y aunque huela muy bien y quieras abrir la tapa, tienes que esperar a que baje el pitorro para poder abrirla y comerte ocho platos. Como comprobarás, pican, es por el jengibre y el pimentón. Jeje.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme al buzón de sugerencias y afectadas: holi@lapastanoengorda.es

 

Espero que las hagas, que mucho pedir, pero poco hacer. Muak.

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *