Plato vegano combinado muy total. Incluye queso vegano casero

Plato vegano combinado muy total. Incluye queso vegano casero

Holi! Voy a intentar ser breve porque es demasiado fácil hacer este plato combinado vegano, se compone de una hamburguesa vegana, alcachofas confitadas, berenjena a la plancha, champiñones gratinados con queso vegano casero y ya estaría. ¿Guay? ¿No? Espero que sí.

 

Tienes la opción de no hacer todas las cosas a la vez, puedes ir por fascículos como las colecciones de barcos a los que al final siempre les faltaba una pieza y te puteaban porque era imposible conseguirla o la típica casa de muñecas que compraron tus padres pero sigue en el trastero intacta.

 

Berenjena a la plancha

Tengo que decir que no soy ningún experto en berenjena, de hecho se me dan un poco mal, pero vi una, la compré y para amortizarla la hice a la plancha además de ser uno de los ingredientes protagonistas de las hamburguesas que verás más abajo. Mi amiga Loreto que entiende bastante de berenjenas, me dijo: Cari, tienes que cortarla y poner primero un poco de sal por encima para que suelte el agua, todo esto lo decía con acento asturiano, que ella es de allí, luego pones bastante aceite porque la berenjena chupa mucho ¿Sabes cari? Luego la haces normal a la plancha como toda la verdura. Poco a poco voy aprendiendo y esta quedó bastante guay, quizá un poco tostada de más, pero bueno, guay.

 

Champiñones gratinados con queso vegano

Bueno bueno bueno, hice como 20 pero vinieron unas de mis amigas bolleras a comer y no quedó ni uno. Primero tienes que tener champiñones, le arrancas el rabo y lo guardas para usarlo para otra cosa, luego pones queso vegano por encima, yo utilicé la receta de Bosch, aquí tienes el video pero te hago un spoiler: lleva anacardos, ajo en polvo, vinagre, limón, levadura nutricional, almidón de tapioca, agua y ajo. El limón puede que me lo haya inventado, pero bueno, el caso es que tienes que batir todos los ingredientes hasta que quede una textura que podrías comerte con cuchara sin tener que masticar, aunque masticar es muy importante, luego lo vuelcas a la sartén y lo calientas removiendo hasta que haga grumos, ahí es el momento de ponerlo sobre una bandeja con papel de horno y gratinarlo, la receta original lleva trozos de ajo y romero fresco por encima, yo fui rebelde y como no tenía romero fresco en casa, utilicé del que tengo en polvo y no me pasó nada, queda rico igual.

 

Cuando tengas el queso, te recomiendo que no invites a nadie a comer a tu casa para poder comértelo mientras ves tu serie favorita, luego lo guardas y te sirve para otro día, ese día, pones los champiñones alrevés, metes un poco de queso en el agujero, un poco de aceite por encima para que todo fluya mucho mejor y directo al horno para que se gratine. Tarda como 15 minutos, los champiñones encogerán como sucede con los penes en los ríos u otros lugares donde hace frío, es pura física.

 

Alcachofas confitadas que ojalá hubiera todo el año porque me muero de amor

En mis stories destacados tienes la receta con apoyo visual, pero vamos, que básicamente hay que quitar las hojas de fuera, cortar la parte dura de la corona y partir las alcachofas en dos, separar el tronco, pelarlo y meter todo esto en abundante aceite en una olla a fuego muy bajo y tapado. Dependiendo de las alcachofas, o alcanciles, como dicen en mi lugar favorito, Murcia, tardarán más o menos tiempo, pero calcula que como mínimo son 15 minutos. Mientras se hacen, puedes ir triturando los ingredientes de las hamburguesas y así, optimizar el tiempo, que seguro que tienes muchas cosas que hacer.

 

Hamburguesas de azuki y berenjena

Esto no son putivurgers como estas, yo personalmente creo que no follé, no recuerdo bien, pero están ricas y las azukis son una legumbre interesante. Son bastantes conocidas en cocina macrobiótica por tener una especial acción sobre el riñón, no voy a entrar mucho en esos temas que luego la policía vegana me riñe, pero ahí lo dejo. Esta legumbre de color tan bonito, se cuece como cualquier otra, la pones a remojo una noche con un poco de sal y al día siguiente la metes en la olla exprés y esperas como 40 minutos, durante ese tiempo puedes hacer el queso que he contado antes, todo está conectado y optimizado para que te salga genial y no pierdas tu valioso tiempo, tía.

 

Las cantidades son: 200 gr de azukis cocinadas y bien escurridas, 100 gr de berenjena cruda, 50 gr de apio crudo. Eso es lo básico, luego puedes poner ajo si quieres, yo además le puse cúrcuma, pimienta negra y un poco de sal. Una vez que tritures todo sin llegar a hacer puré, verás que es una masa bastante maleable, ahora es el momento de dar forma, puedes hacerlas como quieras, redondas o con forma de unicornio si estudiaste bellas artes y te sientes creativa.

 

Puedes freírlas si te apetece manchar una sartén, pero como no nos gusta fregar y la masa es bastante húmeda, te recomiendo que las hagas al horno, así aprovechas el calor del queso, ahorras energía y te sientes más eco, con 15 minutos a 180 grados estarán guay, recuerda darles la vuelta cuanto lleves 7 minutos y medio, si lo haces antes o después, será terrible y no podrás comértelas nunca. Ahora voy a hacer un salto de tiempo como en las pelis de Almodóvar porque se me ha olvidado una cosa, he cogido carrerilla y no quiero volver atrás, te comento que yo las rebocé en pan rallado panko, es asiático, se compra en tiendas asiáticas como podrás imaginar y hace que todo sea súper crujiente.

 

Bueno, creo que no me dejo nada. Espero que te dignes a hacer alguna de las cosas y si te gusta lo que cuento, puedes suscribirte aquí a la newslettah y te mando algún mail cuando me acuerde. Muak!

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *