¿Qué llevo en mi tote ñu? Toda la verdad.

¿Qué llevo en mi tote ñu? Toda la verdad.

Holi! Creo que existe un gran interés por saber lo que llevo en mi tote ñu, he hecho varias encuestas en Instagram y el cotilleo era palpable, por lo tanto esta es mi versión típica de qué llevo en mi bolso donde no verás ni maquillaje ni hostias. Está ordenada de mayor a menor disponibilidad e importancia. Si quieres llevar cosas en tu tote ñu pero no tienes, mírate este artículo que me quedan algunas todavía, son las más resistentes que he visto en mi vida, promise, lo puedes preguntar por ahí.

 

  • Mucha mierda

Si miras el fondo de mi tote ñu puedes pensar que es una compostadora, hecho alguna competición con diversas personas en diferentes épocas de mi vida y siempre he sido el que más mierda llevaba, tanto en tote ñus como mochilas, bolsos e incluso riñoneras. En el fondo de mi tote ñu puedes encontrar trozos de cosas random, migas de galletas, un anacardo, tickets de parkings, filtros llenos de mierda, un chicle roto, semillas de chía, cosas, ya sabes. El día que hago un vaciado tengo menos contracturas en el cuello de la cantidad de mierda que hay.

 

  • Mi cartera rota

Hace 5 años compré una cartera cuando vivía en Barcelona, me costó 3 euros porque estaba de oferta y tenía que haberme comprado dos porque me flipa. La cartera en cuestión es normal y corriente, rectangular con dos compartimentos y una cremallera, negra, con fieltro gris, el cual también está lleno de mierda obviamente. El caso es que la cartera no es muy buena entonces hace 3 años se me rompió la cremallera, por lo tanto la llevo siempre abierta.

Un día mi amiga Alejandra me la vio, le di pena y me dijo: Cariño, yo tengo la misma cartera, ¿La quieres? Yo le dije con cara de pena: Sí tía, gracias! Entonces me la dio, pero la cartera tiene una maldición y se me volvió a romper la cremallera, por lo tanto me resigné y la llevo rota desde aquel momento. Lo guay es que si pongo la cremallera justo en el medio, no se salen las tarjetas, pero sí las monedas.

El hecho de que se salgan las monedas de la cartera rota es una estrategia ideal de ahorro, ya que se quedan junto a la mierda que llevo al fondo de la tote ñu, así que de vez en cuando me pongo a rebuscar en el fondo de mis bolsos, rescato todas las monedas y una vez que les he despegado los chicles y las he desinfectado, las meto en una lata de té que tengo con muchas monedas y pesa un montón. Si te da por utilizar este tip de llevar la cartera rota para ahorrar sin darte cuenta, cuéntamelo que me hará ilusión.

 

  • El cable que siempre pierdo

Podría decir que soy un perdedor de cables, el día que todos los cables del móvil que pierdo vuelvan a mi, tendré que alquilar un trastero. Normalmente voy sin batería todas partes y suelo llevar el cable encima, pero no el adaptador, o alrevés, depende un poco. Estos hechos me llevan a que siempre esté pidiendo cargadores y gastándome el dinero en tomarme cafés en sitios, a veces horribles, para poder tener un 5% de batería más y seguir subiendo stories. Esto sería evitable y me lleva al siguiente producto que llevo en mi tote ñu directamente porque van relacionados.

 

  • La power bank pero sin batería

La verdad es que esto me parece el invento del siglo, te cambia la vida, la verdad. Te cambia la vida si la llevas con batería, no como yo que me compré una que da para cuatro cargas, pero como la llevo siempre sin batería, pues no me da para nada. Solamente me acuerdo de cargarla cuando voy a algún festival, el resto de tiempo la llevo de adorno por ahí suelta haciendo bulto y peso. Tengo que decir que ha habido alguna época en la que la cargaba más, es igual que ir al gym, tienes que tomártelo como una rutina aunque al principio da pereza. Justo cuando la llevo cargada es cuando no llevo cable, casualidades de la vida.

 

  • Las llaves de casa pero una está rota

Para acceder a mi casa hay un atajo mágico, lo descubrí al mes de vivir allí porque me lo dijo un amigo que conoce la zona porque antiguamente follaba con alguien que vivía por allí cerca. La historia es que durante el día el atajo está abierto al público, puede pasar cualquiera, pero por la noche lo cierran y necesitas llave para entrar.

Llevaba unas cuantas cervezas el día que rompí la llave, era de noche, por eso lo de las cervezas y lo de que estuviera cerrado, el caso es que metí la llave y de repente se dobló casi por la mitad unos 31º hacia la derecha, como no podía abrir y no sabía reaccionar me di la vuelta, saqué la lleva con cuidado y llegué a mi casa por el lado largo que se tardan 2 minutos más.

No tuve problemas hasta que llegué otra noche en la que estaba también ocurrente y chisposo, el pasillo de nuevo estaba cerrado. Valiente yo, decidí meter la llave y hacer tensión hacia el otro lado creyéndome herrero como solución en la que no podía haber fallo, pero lo hubo y la llave se partió en dos. Asustado conseguí sacar el trozo de la cerradura como buen ciudadano por si llegaba otra persona que no hubiera tenido mi mismo problema, pudiera entrar a su casa sin dar la vuelta. El pico de la llave que se separó lo guardé durante un tiempo, lo intenté pegar con cinta de carrocero pero no funcionaba, ahora mismo no sé dónde lo puse pero estuvo mucho tiempo en mi mesilla de noche. A ver si consigo ir un día ir a hacer una copia, que siempre se me olvida.

 

  • Mecheros rotos o que no funcionan

Esto no tiene mucha explicación, la mayoría que llevo no son míos ni se de quién son ni de qué fecha datan, pero yo pienso que los mecheros son patrimonio de la humanidad y que comprar uno que te gusta por fetiche es un error porque seguro que lo pierdes.

 

  • Una botella de agua

Siempre me gusta llevar una botella de agua con agua, suelo llevar una de cristal de unos conocidos refrescos que tiene un tamaño perfecto, te la bebes en 3 tragos pero no pesa ni ocupa mucho y la puedes rellenar en cualquier sitio. Quizá para verano debería llevar dos y así puedo dar 6 tragos.

 

  • Funda de gafas que no es doble pero me gusta fingir que lo es

Yo siempre llevo gafas de sol, además veo fatal de cerca y siempre llevo encima las gafas de ver, tengo la letra del móvil visible a 10 metros por una persona que vea bien y esto suele provocas muchas risas además de miradas intensas en el metro porque, lógicamente puedes leer sin problema todo lo que ponga si estás a un mínimo de distancia. El caso es que meto las gafas de ver y las de sol dentro de la misma funda, me ha ocurrido alguna vez que salgo con las gafas de sol en la cabeza y otras en la funda junto a las de ver, esto está guay por si quieres a mitad del día dar un cambio radical y ponerte otras gafas más adecuadas a la situación. Lo malo es que tienes que llevar unas de las de sol todo día en la funda porque por mucho que lo intentes, en la funda no caben dos.

 

  • El portátil

Este es un básico en mi vida, no tiene mucho misterio el por qué. Obviamente lo llevo siempre encima porque si me viene la inspiración me tengo que meter corriendo en una cafetería para expulsar en forma de palabras el chorro de creatividad, además de mandar mails con archivos adjuntos que llevo en el ordenador. El día que no llevo el portátil encima se crea un aura a mi alrededor de vacaciones que flipas, me cambia la cara y se me quitan las ojeras, cosa que no es fácil. Dentro del portátil llevo una concha que me dio una mujer y me dijo que me iba a dar mucha suerte.

 

  • Mi cuaderno mágico y bolis rotos

Ya he dicho muchas veces que tengo un cuaderno donde apunto ideas que luego nunca abro porque no tengo tiempo, pero ahora que estoy de vacaciones he conseguido abrirlo y ver un montón de cosas que quiero llevar a cabo. No sé por qué pero la mayoría de bolis que llevo encima acaban reventados o no pintan, en este caso lo que hago es pedir bolis a la gente y olvidarme de dárselos, esto es un poco la misma técnica y filosofía que con los mecheros.

Te preguntarás que siendo tan millenial como parezco, por qué llevo un cuaderno de los que llevaban los antiguos encima, pero la respuesta es sencilla, soy un romántico, además de que me parece más fácil conceptualizar cuando escribo a mano. Si escribes, las ideas tienen otro carácter, pero sobre todo lo hago por la satisfacción que me da tachar textos después de haberlo hecho algo, es un jodido orgasmo joder, nada que ver con la mierda de satisfacción que puede darte borrar una nota del móvil.

 

  • Cosas que no llevo siempre pero a veces sí

Latas de cerveza frías, la tote ñu no aguanta el frío por ahora, pero sí el peso. Puedes meter muchas latas de cerveza sin correr ningún riesgo de que se te rompa la bolsa, como dije antes, la tela es muy resistente.

Un tupper con alguna cosa por si tengo que sobornar a alguien para que me haga la declaración de la renta o algo así.

Un condón caducado y arrugado.

Unos cubiertos que me dieron en un restaurante, son de plástico pero de los buenos, bien resistentes. También están llenos de mierda por ir dentro de la bolsa y además el cuchillo no corta.

Tornillos, tuercas o varillas roscadas de 8 mm por si tengo que hacer una lámpara o arreglar una mesa.

 

Eso es todo, espero que te sea útil para tu futuro conocer qué cosas son imprescindible en mi tote. Muak!

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *