Pasta con queso gratinado y chorizo. Todo casero y vegano. Tra tra.

Pasta con queso gratinado y chorizo. Todo casero y vegano. Tra tra.

Holi. Yo normalmente no como pasta por si engordo, pero hay veces que me da el punto y hago cosas más allá de la clásica boloñesa vegana. Si eres muy vaga aquí te dejo un post en el que podrás cocinar una fantástica boloñesa utilizando solamente un vaso y un sartén para no manchar la cocina.

 

 

Hace poco aprendí a hacer este queso vegano que siempre me había quedado líquido y yo desistía, resulta que no hay que echarle medio litro de agua como hacía yo, básicamente hay que cocer un par de patatas medianas, un par de zanahorias y cuando estén bien blanditas, las pelas y las metes en un vaso para batir. Añade levadura nutricional, limón y ajo en polvo, aceite de oliva, un poco de agua y bate a velocidad considerable.

 

 

Este queso no tiene nada que ver con un queso curado ni un queso de untar, es un queso rápido que queda derretido y está rico, no sabe muchísimo a queso pero tiene un aire y la textura es muy total.

 

 

El chorizo ya conté una vez por stories en Instagram cómo se hacía, pero ahí va de nuevo el ritual: Coges tofu ahumado y lo aplastas mucho con el tenedor hasta que queden grumitos, como con la receta de los huevos revueltos. Una vez esté grumoso, echa un poco de aceite de oliva por encima, mucho pimentón, orégano, comino y un poco de vino blanco. El siguiente paso es saltearlo a fuego fuerte en una sartén o meterlo al horno hasta que esté crujiente, eso como tú veas. Te recomiendo saltearlo con un par de ajos para que esté más sabrosón.

 

 

Si ves que te sobra tofu ahumado y no sabes qué cojones hacer con él y se te va a poner malo, te recomiendo mucho hacer estos garbanzos choriceros, quedarás como una reina de un sitio importante. Ya lo he dicho muchas veces pero una vez que el tofu esté abierto, hay que meterlo en un tupper y cambiar el agua todos los días, como a los pobres peces que tenemos encerrados en las peceras.

 

 

Creo que no hay mucho más que contar, cuece la pasta, procura que sea siempre integral o de algún cereal como la espelta o kamut, están buenísimas y son más nutritivas que el trigo, que ya nos lo meten por todas partes suficiente. Cuando la tengas cocida la pones en una bandeja de horno, echas queso por encima y remueves, echas chorizo, más queso encima todavía y para que gratine tira un poco de pan rallado por encima.

 

 

Luego simplemente lo dejas un rato a 180º y cuando veas que el queso está bastante derretido, lo pones a gratinar y lo quitas antes de que se te abrase.

 

 

Si te gusta lo que lees aunque no vayas a hacerlo jamás, puedes suscribirte a la newslettah y recibir algún mail cuando me acuerde.

 

 

Espero que te guste muchísimo y la hagas. Muak!

 

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *