Vegan sandwiches para dar envidia a las trepas de tu oficina

Vegan sandwiches para dar envidia a las trepas de tu oficina

Holísima. Hace tiempo recibí un mail de una persona que me preguntaba qué podía llevarse al recreo en formato sandwich siendo vegana, yo me quedé un poco en shock, existen mil opciones, si eres muy vaga siempre puedes llevar frutos secos o fruta. Como hay mucha gente que ya no va al cole y no tiene recreos, he decidido utilizar el mismo concepto de sandwiches para que puedas joder a las chupasangre de tus compañeras de la oficina presumiendo de healthy.

 

Primero que todo y siempre insisto con esto: compra fajitas integrales, es básico que los alimentos que compres sean sin refinar, para que no te estafen tienes que leer los ingredientes y que ponga Harina integral de trigo, o el cereal a convenir. Si pone harina de trigo+salvado, además de ser absurdo, te están estafando. Aclaro lo de absurdo debido a que una de las capas de los cereales que se quita al refinar los alimentos es el salvado, por lo tanto primero lo separan pero luego se lo añaden, no tiene sentido. Es como cuando vas a la peluquería a cortarte el pelo y al día siguiente te pones extensiones o algo así.

 

He utilizado el pan de fajita ya que desde mi punto de vista queda bastante resultón a diferencia del de sandwich, que suele absorber mucha humedad y ponerse feo, en lugar de dar envidia a tus compañeras se quedaran indiferentes y aquí lo que queremos es ir a saco a por ellas.

 

He preparado tres sandwiches veganos diferentes para que quedaran bien en la foto y además dar diferentes opciones por si alguno de los ingredientes no va con tu estilo.

 

Una de las opciones es rellenar el pan de fajita con lombarda, calabacín crudo y veganesa de romero, más fácil imposible. Quizá no parezca muy seductor a simple vista pero cuando las arpías te pregunten que qué comes y digas el ingrediente: veganesa de romero, van a flipar. Es muy fácil de hacer, es como el alioli de ajo negro de esta receta pero en lugar de ajo negro, con romero. Brutal.

 

Otro de ellos es de hummus, espinacas y zanahoria. El hummus creo que no hace falta que de la receta, no hace falta que compres el preparado que está hecho a base de aceite de girasol, simplemente coge garbanzos, agua, ajo, limón y algunas especias que te apetezcan y bate, aquí te dejo la receta por si acaso no llegas. Si le añades tahín, que es una pasta de sésamo te pongo un 10 en complementación de aminoácidos.

 

Este está inspirado en los sitios de Italia donde ofrecen platos para guiris y nos sentimos guays, lleva tomate seco, rúcula y aguacate. No tengo mucho que decir, no lleva salsa pero lleva aguacate que lo hace cremoso, lleva rúcula que cruje y tomate seco que le da ese toque salado que harán que brilles como una estrella en el office durante tu media hora para comer.

 

Poco más que añadir, espero que consigas el objetivo además de comer cosas ricas.

 

Si no compartes esta receta en tu muro de Facebook tendrás 7 años de mala suerte vegana.

 

Muak.

¿Te ha molado?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *