Las hamburguesas veganas no eran lo que son

Las hamburguesas veganas no eran lo que son

Holi! No, no me he equivocado con el título, quería decir exactamente eso, que las hamburguesas veganas no eran lo que son ahora. Me refiero a las vurgers preparadas, claro, si las haces tú en tu casa, obviamente en el pasado podían ser iguales que ahora, aquí te dejo la receta de las putivurgers por si quieres follar. En cuanto a hacerlas caseras, ahora seguramente tengas más fácil acceso a un montón de ingredientes, información y otras cosas que antes no eran tan fáciles, pero las que han mejorado muchísimo son las que se compran hechas.

 

Quizá si no eres vegana de cobre (más de 5 años) no entiendas a qué me refiero con lo de que no eran lo que son, pero todo esto viene por una encuesta que hice en Instagram preguntando si había algo que te inquietaba o te atormentaba para dar el paso a hacerte vegana si es que no lo eres ya, recibí muchas respuestas tipo: es que hay caprichos que ya no voy a poder comer y tal, dejando a un lado por supuesto el tema de las proteínas, que también se repitió bastante.

 

Vamos a ver, somos mazo peña vegana y estamos guay, el tema de las proteínas no es un problema real, es un mito tía, no nos morimos por falta de estas. En cuanto a lo de los caprichos, diré que por mucho que lo puedas ver así, en realidad son animales muertos. Si tu caprichito son unas alitas, creo que solamente hay que ser consciente de que en realidad eso que consideras un caprichín, son las extremidades de un pollo con las que volaba, bueno, quizá ni eso, porque los hormonan y los engordan tanto que no pueden soportar su peso e incluso, muchas veces se les llegan a romper las patas y no pueden andar, además de no ver jamás la luz del sol y vivir apelotonados rodeados de excrementos con algunos de sus hermanos muertos.

 

Esto que vas a leer ahora no es una cosa pretenciosa de: bueno es que hace 10 años mimimi, no, no voy por ahí, ni quiero ir de guay por esto ni nada. Pero bueno, la realidad es que hace 10 años si querías comprar una hamburguesa vegana, te tenías que ir a grandes superficies donde la variedad ser reducía a 5 opciones, la mayoría de ellas malísimas, algunas personas sabrán de lo que hablo, ¿Conoces el quefu? Pues van un poco por ahí. Las hamburguesas tenían textura gomosa, yo las compraba a veces y me las comía no sé muy bien por qué, igual que las salchichas y otras cosas que también estaban malísimas. Los nuggets tenían textura de piedra, costaban 3.000 euros y encima estaban malos. Las salchichas sabían todas iguales, daba igual la marca, un olor muy característico las rodeaba, algunas marcas lo siguen conservando pero afortunadamente cada vez hay más cosas distintas.

 

Actualmente tenemos un montón de variedades de hamburguesas, salchichas y sucedáneos, el tema de echar de menos los sabores creo que ya no es una excusa ya que prácticamente tenemos todo inventado, puedes comprobarlo en esta tienda vegana y ver la variedad de cosas que puedes comer. Obviamente estas cosas no son para comer todos los días ni ser la base de la alimentación, aunque algunas marcas tienen ingredientes guays y eso.

 

El hecho de que cada vez haya más opciones veganas es genial, quiere decir que los mensajes que enviamos a través de lo que consumimos y por otros medios, se están escuchando, lo cual quiere decir que cada vez los productos son más fáciles de encontrar y a su vez, esto hace que el veganismo sea cada vez más accesible a cualquier persona, lo cual es muy total.

 

A lo que iba, que antes las hamburguesas, eran bastante mierda e incomibles, actualmente tienes cosas absolutamente deliciosas con las cuales no sentirás ningún tipo de sufrimiento por comértelas como pasaba antes. Supongo que en parte me las comía por eso de sentirte ¨normal¨ comiendo algo con el mismo nombre que otra cosa que antes de comía, pero en realidad no me gustaban. No hagas cosas que no te gusten dentro de lo posible, ni con la comida ni con nada, serás más feliz.

 

Lo que ves en la foto, es un plato de mijo con aguacate, un cereal muy guay con el que puedes hacer estas croquetas que están buenísimas. Para acompañar el muro en este caso, hay dos salchichas que están muy ricas, no como las que había antes que no había quien cojones de las comiera.

 

Lo que quiero decir básicamente con este artículo, es que si no eres vegana por echar de menos ciertas cosas, no tienes excusa porque puedes encontrar de todo. Ale, jornada de reflexión.

Muak!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *