Sexy Grandma me enseña recetas Tailandesas en Grandma´s Cooking School. Todo muy fuerte.

Sexy Grandma me enseña recetas Tailandesas en Grandma´s Cooking School. Todo muy fuerte.

Holi! Aquí te traigo mi experiencia con Sexy Grandma como profesora de cocina Tailandesa, vas a flipar. Mi amiga no quería venir a hacer el curso de Grandma´s Cooking School conmigo porque quería quedarse en Chiang Mai viendo templos y dando paseos, yo no podía rechazar la invitación así que agarré a una followers súper maja que también estaba en Chiang Mai y para allá que fuimos.

 

Nos recogieron en la puerta del hotel súper puntuales en un minibus muy luxury donde estuvimos todo el trayecto hablando muy alto como hacemos en España Elena y yo sobre mamarrachadas y supervivencia en Tailandia, todo muy loco, suerte que nadie nos entendía. El resto de autobús era gente asiática muy silenciosa que no se comunicaba entre ellos, solamente miraban el móvil.

 

Lo fuerte empezó cuando nos soltaron en un mercado y nos presentaron a Sexy Grandma, que en realidad se llama joyzaa1982 e iba a ser la persona que nos iba a adentrar de nuevo en la cocina Tailandesa. Nos dio una vuelta por el mercado, al principio nos costó entenderla pero enseguida nos dimos cuenta de que en realidad nos habían puesto una persona absolutamente corporativa con la comunicación de este blog. Ella tenía un humor de este que puedes pensar: ¿Pero qué dice esta tía? O entenderlo y por el contrario, mearte de la risa como hicimos nosotras toda la mañana.

 

 

Lo primero que nos dijo es que las recetas, eran igual que las personas, más o menos sexys según el grado de picante que tuvieran, había del uno al cinco. Yo le dije que me parecía un tres y me dijo: Entonces no eres suficientemente sexy pero puedes mejorar. Cuando le dije que era vegano por si no le habían avisado, agarró un tofu y me dijo: Mira, entonces esto es para ti, mientras levantaba las cejas con cara seductora, como si quisiera liarnos.

 

Todo lo decía bastante bastante seria y con cara de buen rollo, como si acabara de salir de una clase de yoga humorístico y no hubiese tomado café, muy person la tía, me la quedaría de vecina. La siguiente perlita fue mientras nos enseñaba los muchos tipos de arroz que tenían, dijo que cuidado con algunos, que parecían más glutinosos que los otros y que podían engañar, que también algunos arroces eran ladyboy ¿Hola? ¿De verdad nos habían puesto una persona corporativa? ¿Se habían documentado a tope? Flipando.

 

 

Al llegar al paraíso donde tienen las cocinas se nos caía la baba y regábamos las plantas, lo tienen todo súper bien preparado para que puedas ir haciendo fotos de todo, el curso es súper relajado y el ambiente es para encadenarse allí. Cuando llegamos le pedimos un café sin cortarnos porque si no, no íbamos a enterarnos de nada por el madrugón. Una vez nos habíamos espabilado de nuevo, nos enseñaron gran parte del cultivo que tienen allí, todo lo que cocinas es orgánico y fresco recién cogido de su huerta, muy fuerte. Sexy grandma nos hizo un tour por las plantas, nos explicó los diferentes tipos de limas y dijo que eran buenas para la resaca. Elena tenía resaca y yo no, aun así me comí una por si acaso.

 

 

Durante el paseo por sus plantas parecí una cabra, porque iba comiendo y probando todo lo que nos iba enseñando, al principio le preguntaba todo el rato si podía probar eso, pero al final me saltaba la educación y le pegaba bocados directamente a todo, dijo que eso era señal de que era buen cocinero.

 

Vas haciendo recetas mientras te echas unas risas si te toca con ella y te lo comes al momento en una caseta preciosa que hay al lado mientras preparan todo para la siguiente receta. Elena y yo tardábamos mucho en comer porque nos quedábamos contándonos barbaridades y luego nos quedábamos de sobremesa para asimilarlas, el curso duraba 5 horas y aunque aparentemente no había prisa, el postre nos lo trajo ya hecho porque nos veía venir.

 

 

Si vas a Chiang Mai y quieres llorar de la risa y aprender a cocinar, te recomiendo hacer el curso a tope porque querrás quedarte con Sexy Grandma. En momentos así me encantaría ser YouTuber porque enseñar eso a mis gatos cuando sea mayor tiene que ser increíble, pero la verdad es que paso.

 

Lo mejor fue cuando por la tarde me di cuenta de que había perdido las gafas de ver y no podía trabajar sin ellas, este artículo no hubiera sido posible, les escribí y me dijeron que me las llevaban al hotel ¿Pueden ser más majos? No. Si vas y quieres hacerlo, puedes escribirles de mi parte y darles el código SEXYPASTA para que te hagan un 10% de descuento. Yo no me llevo nada del código, dato.

 

Y ya estaría 🙂 Muak!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *